la voz en off de aprender y enseñar

Esta es la “versión para grabar” la voz del documental (Carlos Alvarez-Novoa). Tiene ligeras variaciones con la del “montaje final” que está en este enlace:

Aprender / Enseñar (7sept07. v2):
Mi nombre es Francisco Giner de los Ríos, natural en Ronda, provincia de Málaga.
Recorrí muchos caminos hasta llegar a ser catedrático de Universidad en Madrid.
Por no admitir los modelos de enseñanza oficiales fui apartado de mi plaza. Ahí fue cuando nació la obra por la que mejor soy conocido: la Institución Libre de Enseñanza.
Con la Institución, creamos un modelo de educación muy novedoso para la España de entonces:
En nuestras clases teníamos alumnos desde las edades mas pequeñas … hasta los más mayores, universitarios.
Con el tiempo saldrían de la Institución hombres y mujeres que tendrían mucho peso en la historia de nuestro país.
Creíamos en cosas que entonces no eran muy comunes:
El respeto al alumno era primordial.
Intentábamos motivar su curiosidad constantemente y le hacíamos responsabilizarse de la evolución de su propia tarea.
No le obligamos a memorizar y,… no utilizábamos libros de texto.
Creíamos en el ejercicio al aire libre.
Creíamos que niños y niñas podían ser compañeros en la misma clase.

Íbamos a enseñar historia en los sitios donde esta había ocurrido, en Ávila, en Toledo, o en Silos.
Lo que más nos gustaba, era salir con ellos al campo a comprender y amar la naturaleza

Aquí en la foto tenéis a Manuel Bartolomé Cossio, el Sr. Cossio. Fue alumno de la Institución y mi principal discípulo.

A mi muerte él lideraría la continuidad de nuestros trabajos.

Tuvimos la iniciativa de crear la Residencia de Estudiantes, que dirigió el señor Jiménez Fraud, alumno nuestro también.

En la Residencia vivieron jóvenes que alcanzarían fama universal como el cineasta Buñuel, el pintor Dali o los poetas Lorca, Guillen o Salinas.

Fue asiduo visitante el poeta Alberti y personajes como Unamuno o Falla compartieron su tiempo e ideas con los jóvenes.

Teníamos un Boletín en la Institución en el que habíamos incluido los avances e ideas mas interesantes del extranjero.

Por ejemplo publicamos artículos del naturalista Charles Darwin, del brillante pensador Bertrand Russell, o de literatos como el indio Rabindranath Tagore.

En la Residencia, entre muchos, dieron conferencias Marie Curie, la eminente científica, el economista John Mayard Keynes, e incluso una de las figuras más trascendentes del siglo veinte Albert Einstein.

Por este ambiente que creamos en España hay muchos que dicen que de algún modo, la Generación del Veintisiete es resultado de nuestra labor.

A pesar de lo dicho siempre pensamos que en España teníamos que arreglar las desigualdades del campo y la ciudad. Las gentes del campo vivían injustamente abandonadas en la ignorancia. Llevarles la educación era una necesidad que habíamos planteado varias veces sin demasiada suerte, pero las cosas iban a cambiar…

España se hizo republicana.

Para la Republica, los campesinos eran ciudadanos con derecho al saber y a la cultura, y era esencial contar con ellos para modernizar el nuevo país.
La República aprobó nuestro proyecto:… Las Misiones pedagógicas.
A pesar de que al Sr. Cossio las Misiones le pillaron algo mayor, este enseguida se puso manos a la obra

Junto a él participaron muchos, la mayoría anónimos y entre ellos, gentes de la Institución. Miembros del Veintisiete, como Salinas, Machado, Alberti, Cernuda, Hernández y creadores como Val del Omar echaron una importe mano.

La labor consistía en viajar hasta los mas remotos lugares para llevar la cultura,… ir hasta donde fuera para apoyar a los maestros mas aislados y … llegar hasta las más pequeñas aldeas para enseñar a las gentes cuales eran sus derechos y obligaciones como ciudadanos.

Las misiones llevaron más de 500 bibliotecas con una selección de libros en la que se tuvo muy en cuenta a los más pequeños para inculcarles así el sano hábito de la lectura.

Con los libros viajaron también varias colecciones de discos con temas musicales clásicos y populares. Allí, con los gramófonos que llevamos, se organizaron audiciones en algún lugar del pueblo. Alguno de los temas populares fue incluso reconocido como propio, con orgullo, por los campesinos.
Jóvenes talentos hicieron reproducciones de los cuadros más valiosos que los españoles teníamos.

Una vez en el pueblo, en grandes fardos, eran descargados con ayuda de los lugareños y después quedaban expuestos en el ayuntamiento , en la escuela, o donde buenamente se pudiese. Los misioneros explicaban los cuadros, y luego quedaban allí expuestos para disfrute de todos. De este modo estas gentes pudieron contemplar unas obras que también a ellos pertenecían.
Si, el noble arte del teatro formó parte de las Misiones.

El montaje del escenario por los esforzados voluntarios estuvo siempre rodeado de gran excitación. Solían congregarse gentes de toda la comarca que se acercaban con sus medios hasta el lugar.

Allí se representaron obras de Cervantes, de Lope… con gran atención del público se recitaron poemas y romances o intervinieron coros musicales.

El cinematógrafo fue sin duda la gran sensación de las Misiones Pedagógicas. Para muchos de los nuestros fue de gran satisfacción ver como, tras la dura jornada de trabajo, las gentes del pueblo se congregaban para admirarse, por primera vez en su vida, de aquel nuevo invento.

(imágenes de la guerra,combates, muertos, filas de exiliados)

La guerra fue el final de toda esta aventura.
Unos cayeron, otros se fueron y unos pocos se quedaron.
Los que pudieron siguieron dedicándose con pasión a aprender y a enseñar.